Saturday, May 17, 2008

El imán que desconectó mi centro del habla

http://www.maikelnai.es/2008/05/17/el-iman-que-me-dejo-sin-habla/

[Por Roger Highfield para The Telegraph]

Las palabras me fallaron. Comencé a tartamudear en cuanto el profesor Vincent Walsh desconectó el centro del habla en mi cerebro durante una pocas milésimas de segundo para demostrarme el poder de la estimulación magnética transcraneal (EMT), una forma popular de interferir con el objeto conocido más complejo de todo el universo.

Sentado en el sótano de un laboratorio en Queen Square, Londres, me pide que recite una canción infantil para ver si el experimento ha funcionado. Para esta notable demostración de como aturdir a un cerebro, el profesor utiliza algo que se parece a una llave negra gigante y que coloca sobre mi cabeza.

Estoy recitando la canción infantil cuando el doctor mueve la bobina y descarga un pulso de alta potencia, lo cual viene acompañado de un chasquido, de un tic en el cuero cabelludo y de una incómoda aunque no dolorosa sensación nerviosa en la boca.

El profesor Walsh mueve ligeramente la bobina por el lado izquierdo de mi cabeza, buscando detectar el área del habla en mi cerebro, llamada área de Broca en honor a este doctor del Siglo XIX. [...] Yo seguía recitando Humpty Dumpty con la esperanza de que los neurocirujanos y neurólogos de Queen Square no tuvieran luego que arreglar un desaguisado cerebral.

Finalmente Walsh encontró mi área de Broca y el tren de pulsos me detuvo y me hizo perder el hilo. Yo deseaba recitar la rima, pero tropezaba y tartamudeaba porque habían desconectado mi área del habla. Lo más intrigante es que aunque no podía recitarlo mientras manipulaban mi área de Broca, si pude cantarla puesto que esta habilidad es controlada por el lóbulo derecho del cerebro, el opuesto al que estaba siendo estimulado.

“Por eso puedes cantar, pero no hablar”.

Esta es la razón por la que algunas personas que padecieron un infarto cerebral pueden cantar frases, aunque no puedan hablar.

[...] Unos pocos creen incluso que el EMT en realidad podría servir para mejorar las habilidades cognitivas. El profesor Allan Snyder de la Universidad de Sydney cree que el EMT puede actuar como una “máquina amplificadora de la creatividad”.

Pero el profesor Walsh es tremendamente escéptico. “La estimulación cerebral no libera talentos ocultos y cuando se la emplea para mejorar ciertos aspectos en un paciente, suele ser a costa de bloquear otros senderos nerviosos”.

Traducido de How a magnet turned off my speech

0 comentarios: