Monday, September 04, 2006

Encontrada la molécula de la memoria

http://www.novaciencia.com/2006/09/04/encontrada-la-molecula-de-la-memoria/

La ciencia ficción nos ha mostrado, tanto en relatos de Philip K. Dick, como en películas como “Men in black” o “Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, que la memoria se puede alterar o borrar, pero parecía que eso pertenecía precisamente a un muy distante futuro.

Ahora unos científicos de SUNY Downstate Medical Center han encontrado la molécula implicada en el mantenimiento de la memoria. En el trabajo se demuestra que mediante la inhibición de la molécula en cuestión se pueden borrar los recuerdos almacenados en la memoria a largo plazo. El borrado de la memoria efectuado de esta manera no afecta a la capacidad del cerebro de adquirir nuevos recuerdos. El sistema sería “parecido” a cuando se borra parte del disco duro de un PC y luego se usa ese nuevo espacio para almacenar nueva información.

Este descubrimiento podría usarse para tratar el dolor crónico, las pérdidas de memoria que padecen algunas personas o para tratar el estrés postraumático entre otras condiciones.


El trabajo se publicó el pasado 25 de agosto en Science y en él se describe la encima llamada quinasa M zeta. Esta proteína conserva la memoria a largo plazo a través un refuerzo persistente de las conexiones sinápticas entre las neuronas. Inhibiendo la enzima los científicos fueron capaces de borrar los recuerdos almacenados en un día o incluso en un mes. Esta función en el almacenamiento de la memoria es específica de esta proteína porque inhibiendo otras moléculas similares no se obtienen los mismos resultados.

Este resultado podría ser usado en el tratamiento de patologías caracterizadas por un sobrerreforzamiento de las conexiones sinápticas, como las neuropatía del dolor, el síndrome del miembro fantasma o el estrés postraumático. La identificación del mecanismo molecular central de la memoria a largo plazo podría además hacer que las investigaciones concentraran sus esfuerzos en el desarrollo de nuevos agentes farmacológicos que aumenten la memoria y así tratar o prevenir los trastornos producidos por la pérdida de recuerdos asociados por ejemplo al mal de Alzheimer.

Los usos que podemos imaginar de este descubrimiento por parte de regímenes totalitarios y no tan totalitarios serían naturalmente otros muy distintos.

0 comentarios: