Friday, April 11, 2008

'El Síndrome de Ulises' y la evolución de audiencias del partido del Getafe

http://blogs.elpais.com/espoiler/2008/04/alguien-vio-aye.html

(no sé qué serie es, ni me importa XD, el post está bien XD)

Algunos estrenos españoles tienen mala suerte. Ayer Antena 3 debía dar comienzo la segunda temporada de El síndrome de Ulises. Esto iba a ocurrir a las 22:15, tras un partido de fútbol. La serie, además, contaría con fuertes refuerzos actorales: Fernando Tejero y Lolita, los más sonados. Todo esto, sumado a una primera temporada de aceptable audiencia, presagiaba un éxito.

Debo decir la verdad: no tengo idea si la serie se emitió. Y la enorme mayoría de los espectadores españoles tampoco. Ocurrió lo peor que le puede pasar a un estreno. Lo más grave y azaroso: el cambio climático.

Lo explicaré para los lectores de fuera de España, puesto que los de aquí ya lo imaginan.

En el partido de fútbol que se emitió antes de la serie luchaba un equipo grande y alemán, contra un equipo pequeño, muy humilde, de un barrio madrileño. A los cinco minutos de primer tiempo el equipo humilde se queda con diez jugadores. Ganar, que era ya complicado, se convierte entonces en imposible. A esa hora había tres millones de personas viendo ese partido.

El equipo humilde, sin embargo, comienza a ejecutar milagros, uno tras otro. Los noventa minutos acaban con un impensable empate a uno, y hay que ir a la prórroga. En ese punto hay seis millones de almas conectadas a Antena 3. El Síndrome de Ulises se retrasará media hora más, pero el encendido presagia un exitazo de la serie.

Tan pronto comienza la prórroga, el equipo humilde, que ha corrido una hora y media con diez hombres y está agotado, saca fuerzas de alguna parte y revienta el marcador con dos golazos. Tres a uno. Absolutamente toda España está mirando la gesta, la hazaña inconcebible. Hay nueve millones de familias viendo la cadena.

Si el partido hubiera acabado así, El síndrome de Ulises habría marcado un récord de encendido. Pero entonces ocurrió el desastre. A falta de seis minutos el equipo grande y alemán marca un gol ridículo. Tres a dos. El equipo humilde ya no puede aguantar la embestida. Ya no hay sólo hombres en los comedores de las casas viendo aquello: hay mujeres, abuelas, niños. Ya no es fútbol, es otra cosa.

Si el equipo alemán marca otro gol, el humilde lo pierde todo. Y a falta de un minuto, el equipo alemán consigue el triunfo con un cabezazo imposible. España se queda en silencio. El árbitro pita el final. Los jugadores del equipo humilde se arrodillan en la hierba y lloran.

Es una lástima que sólo se mida el encendido de los televisores, y que nadie vigile el apagado. Hubiera sido histórico constatar nueve millones de aparatos apagándose al mismo tiempo. Con bronca, además. No con el mando, sino con el botón que está debajo de la pantalla; a patadas. Toda España se fue a dormir. Ocurrió el cambio climático en la mayoría de los hogares. Algo tan imprevisible como un huracán o un tornado.

Algunos estrenos de ficción tienen mala suerte, muy mala. Yo no sé si se emitió El síndrome de Ulises. No tengo la menor idea. Hoy temprano salí a comprar la prensa, para saber si alguien hablaba del estreno, y también recorrí un poco Internet, pero no salía nada... Nadie vio la serie.

La ficción ocurría en otra parte, y no hubo final feliz.

<- ya ha terminado la dosis de fútbol en el blog por este año XDD
(el partido estuvo muy molón de ver XDD)

0 comentarios: