Wednesday, March 07, 2007

Consultorio CPI: teclados numéricos

http://curiosoperoinutil.com/2007/03/07/consultorio-cpi-teclados-numericos/

Nevermind nos pregunta:

"Hola, ¿qué tal?. Primero de todo, felicitarte por esta página web tan adictiva.

Ahí va mi pregunta: ¿por qué razón los números del teléfono van de arriba abajo mientras que en la calculadora, los números se disponen de abajo arriba?

Sé que esta pregunta es muy idiota, pero llevo tiempo busándo la respuesta y nadie ha sido capaz de contestarme…. a lo mejor tú lo sabes por casualidad….¡¡¡GRACIAS!!!"


...

Hay varias hipótesis, pero ninguna de ellas tiene el consenso general. Vamos a dar un paseo por la ergonomía:

Se ha dicho alguna vez que cuando salieron los primeros teléfonos de pulsos, los fabricantes invirtieron el orden de teclas que ya había en las calculadoras para que el marcado tuviera que ser más lento y así no se bloquearan las centralitas (o los aparatos). Esta hipótesis se parece mucho a otra hipótesis acerca del origen del teclado qwerty (de la que hablaremos en breve). Nadie la toma como favorita hoy en día, porque ha sido desmentida por varios empleados de la Bell Telephone Company que participaron en el desarrollo del teléfono de teclas.

Las calculadoras electrónicas y los teléfonos de pulsos aparecieron al mismo tiempo, a principios de los 60. Ya entonces las claculadoras traían la línea 1 2 3 abajo y los teléfonos arriba. Ambos aparatos derivaban de prototipos anteriores que tenían la misma disposición (o sea, que ya desde el principio las calculadoras y los teléfonos tenían las teclas colocadas al revés. Ninguno de los dos las cambió sobre la marcha).

Las calculadoras derivan de las cajas registradoras mecánicas. Estas cajas registradoras tenían cien teclas en ocasiones. De niño, recuerdo haber visto alguna de esas cajas tripudas y llenas, llenísimas de botones. La primera fila contenía los números del 9 al 0 de arriba abajo. La siguiente fila iba del 90 al 00, la siguiente del 900 al 000… Ya entonces los números pequeños estaban abajo (como ahora). ¿Por qué las primeras cajas registradoras tenían el uno abajo y el 9 arriba? Ahí se pierde la pista.

En cambio, los teléfonos de teclas derivan de los teléfonos de disco. En los teléfonos de disco, como espero que todos nuestros lectores recuerden (si hay alguno que no se acuerda de los discos de los teléfonos o de los discos de vinilo, entonces es que realmente nos hacemos mayores), el número 1 estaba arriba a la derecha. Poner el 1 a la derecha en el teclado de un teléfono no tenía mucho sentido, pues los que lo diseñaron (y en general todo el mundo occidental) leían de izquierda a derecha y no al revés. Asi que se dejó el 1 arriba, pero cambiándolo a la izquierda, disposición que se ha mantenido. ¿Por qué los teléfonos de disco tenían el 1 arriba a la derecha? También perdemos la pista.

Actualización: Pamplina (¡gracias!) nos ayuda con una estupenda explicación acerca de la posición del 1 en los teléfonos de disco:

"Por otra parte, respondo a la pregunta que deja Remo en el aire de “¿Por qué los teléfonos de disco tenían el 1 arriba a la derecha?”.
No olvidemos que esos discos funcionaban haciendo “microcortes” en la línea, mediante una ruedecita que giraba en el interior al mismo tiempo que el disco: un pulso para el 1, dos para el 2 y así hasta 10 pulsos para el 0. De hecho un truco muy curioso que te dejaba como un “genio” de la telefonía ante los amigos era marcar un número pulsando repetidamente la palanquita donde se colgaba el teléfono, como si de un telégrafo se tratara.

Pues bien, dando por sentado que en un mundo de diestros el giro debía ser de izquierda a derecha, el “1″ necesariamente tenía que estar a la derecha en la posición más cercana al tope, para que así produjera un único pulso en su corto recorrido. El “0″ estaba en el extremo izquierdo para que el recorrido largo permitiera dar 10 vueltas a la ruedecita interior."


La historia a la que se le concede mayor probabilidad de verosimilitud cuenta que los ingenieros de los laboratorios Bell, a la hora de diseñar el teclado de los nuevos teléfonos de teclas, llamaron a algunos fabricantes de calculadoras para preguntar por qué tenían los números al revés, cuando los estudios que elllos habían llevado a cabo parecían indicar era mejor tener el 1 arriba. Sorprendidos, constataron que ningún fabricante de calculadoras se había parado a estudiar la disposición de los números y su utilidad. Simplemente mantenían la disposición “de siempre”, con el 123 abajo.

Este estudio de la Bell sobre la mejor disposición de las teclas puede verse aquí [.pdf, 630 kB]. Es impresionante el estudio que le dedicaron a la disposición, tacto y resistencia de las teclas. Muy currado y muy ingenieril (es un elogio, en serio). Y debo reconocer que entretenido de leer, aunque sólo para los que padecemos cierto tipo concreto de disfuncionalidades y amor por el conocimiento CPI.

Les entresaco la imagen más explícita del documento (clic para ampliar). Se probaron un montón de disposiciones de teclados para un teléfono, y se tuvieron en cuenta tanto las preferencias de los usuarios como los tiempos medios de marcado para una serie aleatoria de números de teléfono:



Fíjense en nuestro teclado habitual de calculadora, el I-A, y en nuestro teclado habitual de teléfono, el IV-A. Éste último tiene un asterisco, lo que significa que los tiempos de marcado eran notablemente inferiores a los del resto de las disposiciones. El I-A pasó sin pena ni gloria. El favorito de los usuarios era el VI-B y el mejor, parece, era el I-C, parecido al original de los teléfonos de disco, pues simultáneamente se tardaba menos en marcar y se cometían menos errores de marcado. Pero prevaleció el IV-A.

Como dato CPI añadido, diremos que cuando llegaron los cajeros automáticos se decidió seguir el esquema del teléfono en lugar del de la calculadora, y cuando llegaron los teclados numéricos de los ordenadores se decidió seguir el esquema de la calculadora en lugar de el del teléfono.

Así que no podemos dar una respuesta definitiva a esta pregunta, estimados lectores, pero al menos nos hemos dado una vueltecilla por los orígenes de esta tecnología. Espero que hayan disfrutado del paseo.

0 comentarios: