Friday, March 30, 2007

Una mutación genética provocada permite a ratones ver en colores

http://www.tendencias21.net/Una-mutacion-genetica-provocada-permite-a-ratones-ver-en-colores_a1474.html

Científicos del Instituto Médico Howard Hughes, de la Universidad estadounidense de Johns Hopkins, y de la Universidad de California en Santa Bárbara, han conseguido que ratones de laboratorio adquieran una aptitud inexistente en su especie: ver en colores.

Según explica dicho instituto en un extenso comunicado, los cerebros de ratones alterados genéticamente fueron capaces de procesar de manera eficiente la información sensorial que provenía de fotorreceptores nuevos de sus ojos. Gracias a ellos, los animales pudieron distinguir entre diversas luces de colores para capturar una gota de leche de soja que sólo salía de un dispensador colocado en una de estas luces.

Los ratones, como la mayoría de los mamíferos exceptuando los primates, sólo perciben una gama de colores limitada, al igual que lo hacen las personas que padecen acromatopsia, enfermedad genética y congénita ligada en humanos al cromosoma X y que impide distinguir más colores que el blanco y el negro.

Cambio en la percepción

La inserción de un solo cromosoma humano en los cromosomas de los roedores del experimento cambió en ellos la percepción visual, permitiendo que distinguieran otros colores.

...

La evolución de la visión de los colores ha sido un tema de estudio intensivo durante más de tres décadas. Esta nueva investigación es la más definitiva hasta el momento en aclarar los primeros pasos que llevaron a la aparición de la tricromacia: variedad de visión de los colores que se encuentra hoy en la mayoría de los primates, incluidos los seres humanos.

...

Origen de la tricromacia

La tricromacia depende de tres tipos de células fotorreceptoras de la retina que absorben preferentemente luces en distintas longitudes de onda. Se las conoce como células conos y cada tipo contiene una clase particular de proteína sensor que absorbe luz.

Las células conos (S), que son sensibles a la longitud de onda corta, son las más sensibles a las luces azules. Las células conos (M), que son sensibles a la longitud de onda mediana, son las más sensibles a las luces verdes. Los conos (L) que son sensibles a la longitud de onda larga, son los más sensibles a las luces rojas.

Cuando la luz impacta la retina y activa las células conos, el cerebro compara las respuestas de los fotorreceptores S, M y L, y la evaluación que el cerebro realiza de sus niveles relativos de activación es lo que percibimos como color.

La mayoría de los mamíferos son dicrómatas, ya que sólo poseen pigmentos de conos S y M. Por consiguiente, sólo pueden distinguir una fracción de las longitudes de onda que distinguen los seres humanos. John Mollon, de la universidad británica de Cambridge, ha sugerido que la evolución de la tricromacia habría permitido que los primates discriminen entre la fruta inmadura, que es típicamente verde, y las frutas rojas y anaranjadas maduras.

De modo recíproco, los colores de las frutas maduras podrían haber coevolucionado con la tricromacia primate, dado que los animales capaces de reconocer y comer las frutas maduras habrían ayudado a las plantas al diseminar sus semillas.

...

1 comentarios:

Vyoljann said...

oh XD